Press "Enter" to skip to content

El PSOE ya no ve la investidura en semanas

Last updated on 24 noviembre, 2019

Compartir con

Que Pedro Sánchez pueda ser investido presidente del Gobierno antes de Navidad empieza a verse en el PSOE como un horizonte poco real, a pesar de las prisas con las que se firmó el acuerdo para un Gobierno de coalición con Unidas Podemos.

Los socialistas siguen apostando por la abstención de ERC como la vía para salir del bloqueo político, pero la actitud de los independentistas, anclados en el no, les lleva a pensar que el año acabará con el Ejecutivo socialista en funciones.

Fuentes del partido reconocían este jueves que aunque Sánchez defiende públicamente que puede haber Gobierno en semanas, la sensación interna es que la investidura se demorará por las reticencias de ERC. «Se apuntó a un mes desde la celebración de las elecciones generales como compromiso de campaña, pero otra cosa es que pueda ser así», apuntaba otra fuente del partido.

Admiten que la consulta que los independentistas han convocado el próximo lunes para preguntar a sus bases sobre su postura -«¿Estás de acuerdo con rechazar la investidura de Pedro Sánchez si previamente no hay un acuerdo para abordar el conflicto político con el Estado a través de una mesa de negociación?»-, parece más destinada a la confrontación que al diálogo. Pero aún así, alguno de los dirigentes consultados sostiene que es posible que modifiquen su postura.

Como ejemplo de este cambio se aduce incluso al giro de 180 grados que el PSOE ha dado sobre la coalición con Pablo Iglesias o a la confraternidad separatista de partidos tan dispares ideológicamente como la antigua CiU (rebautizada ahora como JxCat) y los antisistema de la CUP.

Estas fuentes confían en que ERC vaya «modulando» sus exigencias hasta alcanzar un punto de entendimiento con el PSOE. Aunque no revelan cuál sería, ya que los independentistas exigen una mesa de diálogo entre el Generalitat y el Estado -volver a Pedralbes-. Por ahora, el Gobierno, al menos en público, se niega a una solución en esa línea.

La postura socialista es una invitación genérica al diálogo, pero que debería empezar por los partidos catalanes en el marco del Parlament. Este jueves, la vicesecretaria del PSOE y portavoz en el Congreso, Adriana Lastra, la persona encargada además de negociar los apoyos para la investidura, no quiso valorar la consulta de ERC a sus bases, pero reiteró que sólo hay dos partidos que «han defendido siempre el diálogo dentro de la Constitución, que son Unidas Podemos y el PSOE». Eso, señaló Lastra, «debería ser también motivo de reflexión».

Otro dirigente interrogado por este diario defiende que la consulta «no cierra nada», pero que con ERC «nunca hay nada seguro», en referencia a la posibilidad de que acaben absteniéndose.

La desconfianza, recuerdan otras fuentes, no es sólo porque hicieron naufragar los presupuestos en febrero pasado, reclamaron negociar el referéndum o impidieron que Miquel Iceta fuera presidente del Senado. Es que, aseguran, son «imprevisibles». Aunque, añaden, en política todo el posible hasta el final.

Fuente: El Mundo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *