Press "Enter" to skip to content

Franco ya no yace en el Valle de los Caídos

Last updated on 27 octubre, 2019

Compartir con

España salda una cuenta pendiente con 40 años de dictadura. Lo hace en plena campaña electoral de la mano de un Gobierno socialista en funciones.

En el día de hoy, Francisco Franco cautivo en un ataúd de zinc y desarmado, ha abandonado el Valle de los Caídos. La democracia ha vencido. Madrid, 24 de octubre de 2019.

Con este último parte, avalado por el Congreso de los Diputados y por el Tribunal Supremo, España salda una cuenta pendiente con 40 años de dictadura. Lo hace en plena campaña electoral de la mano de un Gobierno socialista en funciones.

La discreción que en un principio se prometía se reservó en exclusiva para el propio acto de la exhumación y del posterior enterramiento.

El resto del proceso fue un tiovivo de periodistas -500 acreditados nacionales y extranjeros- apostados en la carretera desde antes del amanecer, drones sobrevolando Cuelgamuros y Mingorrubio, dotaciones de la Guardia Civil, helicópteros, coches funerarios, vehículos transportando a familiares y autoridades del Gobierno y hasta una UVI móvil.

Lo que no hubo fueron banderas -a excepción de la preconstitucional que envolvió el féretro en 1975 cuando Franco fue enterrado en la basílica de Cuelgamuros y que su nieto Francis portaba bajo el brazo-, tampoco himnos, ni honores militares, ni salvas de fusilería.

Félix Bolaños (secretario de Presidencia), Dolores Delgado (ministra de Justicia) y Antonio Hidalgo (subsecretario de Presidencia) presencian el traslado del féretro a las puertas de la basílica.POOL

En la inmensa tumba que es el Valle quedan ahora varias decenas de miles de víctimas de la Guerra Civil, de ambos bandos, amontonados en cajas apiladas en el corazón de la montaña. Muchas ni siquiera tienen nombre. El dictador ya no las pisa.

Poco antes de las nueve de la mañana, la ministra de Justicia, Dolores Delgado, en su calidad de notaria mayor del Reino, acompañada por el secretario general y el subsecretario de Presidencia, llegaba al complejo del Valle.

Delgado presenció todo el proceso para dar fe del mismo. Minutos después, en una caravana de varios vehículos dispuestos por el Gobierno, lo hacían los miembros de la familia Franco: nietos y bisnietos portando una gran corona de laurel. Todos ellos lucían en las solapas un lazo rojigualda.

Noticia: El Mundo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *