Press "Enter" to skip to content

Los ‘Peaky Blinders’ luchan también contra el fascismo en su quinta temporada.

Compartir con

 

La quinta temporada de las aventuras criminales de la familia Shelby ha regresado este mes de octubre a Netflix con nuevos enemigos, ahora también en la política.

La policía, los italianos, los comunistas, los judíos de Londres, los rusos, el Gobierno. A los Shelby, la familia de criminales más conocida de Birmingham, no les queda colectivo alguno con el que enemistarse. Aunque,  al final de la cuarta temporada de ‘Peaky Blinders’ (¡cuidado, ‘spoilers’!) el bueno de Tommy Shelby (Cillian Murphy) se convertía en miembro del Parlamento británico por el partido laborista y es ahora cuando llegan los enemigos de verdad.

‘Peaky Blinders’ ha vuelto a Netflix con su quinta temporada, en la que las guerras pasan de la calle a los lugares donde de verdad hacen daño: al parlamento y a los mercados.

Pero los Shelby nunca dejarán de ser esos delincuentes barriobajeros que tanto nos atraen. Más que nada porque si la economía aprieta, tocará recurrir a los viejos métodos criminales que tan buenos réditos les dieron antes de convertirse en una familia ¿respetable?.

Con lo que no contaban los Peaky Blinders es que tendrían a uno de sus miembros en la política para conseguir por la vía rápida sus objetivos. Aunque el Parlamento no es mucho apacible que las calles de Birmingham.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *