Press "Enter" to skip to content

Respeto para la UD Las Palmas

Compartir con

La pasada temporada fueron muchas las ocasiones en las que la UD Las Palmas se vio perjudicada por las actuaciones arbitrales.

Hasta el punto de que se hicieron cuentas de los puntos que los colegiados habían birlado por sus decisiones al equipo amarillo y algunas estimaciones hablaban de más de quince unidades.

El entonces defensa de la UD, Juan Cala, estallaba insinuando que existía una conspiración para que los insulares no levantaran cabeza: “llevamos más de quince puntos menos.

No se nos mide por el mismo rasero. Parece que no quieren que subamos”, exclamaba el ahora futbolista del Cádiz. Curiosamente último rival de los grancanarios y que se vio beneficiado por el arbitraje.

Se esperaba con ansia que con la implantación del VAR la situación se normalizara y se impartiera justicia con mayor ecuanimidad. Pero las quejas no dejan de aflorar y en el último partido en el Ramón de Carranza, la actuación del trencilla volvió a levantar ampollas y a alimentar suspicacias.

Una falta, que puede incluso calificarse de pugna, claramente fuera del área de Alberto De la Bella, fue cobrada como pena máxima por el colegiado Ais Reig. Que encendió la ira de Pepe Mel, que resultó expulsado y a falta del fallo del Comité de Competición de la RFEF, podrían caerle un buen puñado de encuentros de castigo.

Según refleja en el acta el árbitro, Pepe Mel le habría dicho: “que malos sois” con escena del pañuelo incluida. Algo que niega rotundamente el preparador madrileño en sus redes sociales. Precisamente esas apreciaciones podrían pasarle factura en el caso de que fuera considerado insulto: “me va a caer la del pulpo”, habría reconocido el entrenador en su círculo íntimo.

El enfado de la plantilla es muy profundo. Entienden que no se les respeta como puso de manifiesto el capitán Aythami Artiles, que aún en caliente denunció una persecución y la actitud chulesca del juez de la contienda en todo momento.

“Le decía a sus defensas como tenía que colocarse para marcar a Jonathan Viera”, llegó a asegurar Alberto de La Bella, un jugador que no se caracteriza por sus salidas de tono.

El colmo del despropósito. Parece mentira que con lo profesionalidad que existe en el arbitraje y la llegada de la tecnología de apoyo sigan denunciándose este tipo de situaciones.

Hace dos semanas, Velasco Carballo, presidente del Comité Técnico de Árbitros, se reunía con los miembros del estamento para unificar criterios en torno al VAR y mostrar su unión y confianza a los colegiados.

Consciente, del delicado momento que viven: “somos una roca”, ha llegado a sentenciar, conocedor de la peliaguda situación.

Desde la cúpula amarilla nunca ha gustado, ni de lejos, criticar a los árbitros o la creencia de confabulaciones en contra. No se recuerda al menos al presidente o directiva lamentos o quejas en ese sentido.

El que en su momento rompió esa línea de mesura y paciencia fue Toni Otero, secretario técnico, que la pasada campaña manifestaba tras un partido en Granada que: “van muchas decisiones en contra y resulta muy frustrante”.

En cualquier caso, y visto que los puntos que han volado no se van a recuperar, toca centrarse en el próximo partido en casa el domingo frente al Fuenlabrada. En el que los amarillos intentarán volver a la senda del triunfo y meterse en buena dinámica.

Solicitando el máximo respeto y justicia hacia nuestro club, no es bueno obsesionarse con los arbitrajes. Hay que recuperar la calma para que el equipo saque lo mejor de sí y no se pierda en protestas, que en la mayoría de las ocasiones, resultan inútiles y frustrantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *