Press "Enter" to skip to content

Sánchez acelera para ser presidente antes de Navidad

Last updated on 17 noviembre, 2019

Compartir con

La dirección socialista ha decidido acelerar al máximo las negociaciones con los partidos y desbrozar así el camino para que Pedro Sánchez pueda cumplir su objetivo de ser investido presidente antes de Navidad.

El objetivo del PSOE es llegar a la constitución de las Cortes, el próximo día 3, con el apoyo asegurado de al menos 168 diputados: los 155 que suman los socialistas con Unidas Podemos, además de los seis del PNV, los tres de Más País-Compromís, y el resto de algunos grupos minoritarios como el Partido Regionalista de Cantabria, Teruel Existe o el BNG.

¿Se puede formar Gobierno antes de Navidad?

El preacuerdo de Gobierno plantea el diálogo en Cataluña “siempre dentro de la Constitución”

Los socialistas se dirigirán a la Casa Real, una vez que Felipe VI regrese de su viaje a Cuba, para estudiar la posibilidad de que las consultas del jefe del Estado con los distintos portavoces parlamentarios comiencen inmediatamente después de la constitución de las Cortes.

Los cálculos del PSOE son que la sesión de investidura comience el lunes 16 de diciembre. Ese día, Sánchez expondría ante el Congreso su programa de Gobierno. Al siguiente, intervendrían los portavoces de los grupos y tendría lugar la primera votación, en la que se requiere mayoría absoluta.

Todo indica que sería necesaria una segunda votación, a celebrar 48 horas después y en la que al candidato socialista le bastaría con obtener más apoyos que rechazos. Con ese calendario, el viernes 20 Sánchez tomaría posesión de su cargo y a continuación anunciaría la composición de su gabinete.

Si consiguiese esos 168 votos favorables, la investidura quedaría pendiente de la abstención de ERC, pero el líder republicano y vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha dejado claro que los codiciados 13 votos de su formación solo serán de abstención en la hipotética investidura de Sánchez “si hay una mesa de negociación” sobre la situación en Cataluña.

Para conseguir ese objetivo, Aragonès no dudó en usar el actual escenario de tensión en la frontera con Francia, con carreteras cortadas y boicoteadas por los CDR. “Necesitamos una mesa de diálogo y negociación, pero necesitamos a la gente movilizada; no podemos aflojar”, dijo el vicepresidente del Govern en Catalunya Ràdio.

Noticia: El País

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *